PodologíaPodología

¿Qué es la podología y qué profesionales la practican?

LA PODOLOGÍA es una profesión sanitaria que se ocupa del cuidado completo e integral del pie y de su relación con el resto del cuerpo. Se practica por podólogos que obtienen su titulación tras tres años de estudios universitarios. Hace tres años era una rama de enfermería pero debido a la necesidad de especialización se convirtió en una carrera independiente.

¿Qué funciones tiene el podólogo y en qué se diferencia del callista?

El podólogo se ocupa del cuidado y tratamiento de todas las enfermedades que pueden afectar al pie: alteraciones de la piel (callosidades, durezas...), Alteraciones de las uñas (uñas encarnadas, unas deformadas..), Infecciones (hongos, papilomas...) Deformidades de los dedos (dedo en martillo, dedo en garra, juanetes...) Y deformidades del pie en general (pie cavo, pie plano, pie valgo...). En cambio el término callista es utilizado por la gente como persona que se dedica a quitar los callos, esa profesión no existe; el podólogo es algo más ya que trata de solucionar todos los problemas que aparecen en el pie, no sólo los callos.

¿Qué enfermedades generales tienen más relación con la piel?

Existen un gran número de enfermedades que pueden afectar a nuestros pies: enfermedades musculares, circulatorias, del sistema nervioso, etc. Pero yo destacaría la diabetes por el gran número de personas a los que afecta y por los problemas graves en el pie que pueda ocasionar.

Los diabéticos deben tener especial atención a la salud de sus pies y hacerse revisiones periódicas visitando al podólogo, ya que cualquier problema que afecte a la piel del pie de un diabético (heridas, callos) si no es tratado adecuadamente, puede dar posteriores complicaciones como úlceras y en casos más graves, amputaciones.

¿Cuáles son los cuidados más importantes para mantener una buena salud en los pies?

Mantener una higiene diaria, con especial atención al secado de ciertas zonas como los espacios entre los dedos ya que el exceso de sudoración puede provocar la aparición de infecciones por hongos.

Es aconsejable una buena hidratación, mediante cremas, especialmente en los talones. Cuando con cremas normales no es suficiente y aparecen grietas en los talones o exceso de dureza, se debe visitar al podólogo o al dermatólogo para que le aconseje cremas específicas para los pies.

Las uñas deben cortarse rectas intentando evitar cortar los picos de las mismas ya que pueden clavarse en l a piel y producir infecciones en los dedos.

Además es necesario acudir al podólogo en caso de que exista algún problema e intentar no solucionarlo en casa utilizando productos peligrosos como callicidas, cuchillas, parches, etc., Ya que en muchos casos pueden empeorar el problema que ya se tenía en el pie.

¿Es importante el calzado para la salud de nuestros pies?

Importante no, es fundamental. Debemos tener en cuenta que la principal función del calzado es proteger a nuestros pies del suelo, por tanto, debe ser cómodo y adecuado.

Todos los pies son diferentes, por lo que tenemos que encontrar el calzado que mejor se adapte a las características de nuestro pie. Desgraciadamente en la actualidad se eligen los zapatos por estética y eso muchas veces es incompatible por la salud. El calzado debe ser amplio en la puntera y no oprimir los dedos y no crear callos, durezas y a la larga producir deformidades en los dedos (como dedos en garra, juanetes).

Es aconsejable que el tacón no sea excesivamente alto ni fino para no sobrecargar la parte delantera de la planta del pie, y por último, el calzado debe estar fabricado con materiales naturales, como el cuero, para evitar problemas de exceso de sudoración y mal olor.

¿A partir de qué edad se aconseja visitar al podólogo?

Aunque las personas mayores son las que tienen un especial cuidado con los pies, se aconseja acudir a consulta desde edades tempranas ya que en los niños aparecen también muchos problemas que pasan desapercibidos y que deben tratarse lo antes posible para evitar complicaciones en la edad adulta.

PIES PLANOS

El pie plano es una consecuencia de la reducción o la pérdida del arco longitudinal interno del pie, que distribuye todo el peso del cuerpo entre el talón y los dedos. Los pies planos se reconocen con gran facilidad, pues, al apoyar la planta en el suelo, la huella que dejan es casi igual de ancha en toda su longitud, mientras que en el pie normal ésta se estrecha de forma notable en el centro. 

Los pies planos constituyen una deformación, frecuentemente hereditaria, que no se resuelve mediante cirugía, pero el afectado puede encontrar una solución adecuada con el uso de plantillas especiales, sobre todo si se aplican desde la primera infancia.

Temporalmente, una persona puede presentar un aplanamiento relativo de los pies debido, por ejemplo, a una larga enfermedad que le haya obligado a guardar cama o por una obesidad acentuada. En tales casos, la causa es la debilitación de los músculos que mantienen los arcos de los pies, y la recuperación de forma gradual, será total mediante la práctica de ejercicios adecuados.

PIE DE ATLETA

El pie de atleta es una infección causada por hongos, que se reproducen en las zonas sudorosas y húmedas, entre los dedos de los pies, a causa de la poca ventilación, descamando la piel y provocando inflamación y dolor; en algunos casos, se producen fisuras muy profundas que causan dolor intenso.

El pie de atleta puede adquirirse por contagio al andar descalzo por piscinas y gimnasios, pero se desarrolla en especial en las personas que no siguen una higiene y un cuidado adecuado de sus pies. El tratamiento consiste en la aplicación de cremas y polvos antifúngicos, además de mantener los pies siempre muy secos y aireados.

PIE DE MADURA

El pie de Madura es una enfermedad infecciosa causada por microorganismos que se encuentran en países tropicales. La infección se produce al introducirse los agentes causantes a través de una herida producida en el pie; pueden permanecer latentes durante años y, cuando se manifiestan, causa graves malformaciones por la destrucción de tendones y músculos, hasta el punto de que puede ser necesaria la amputación del pie.

PIE ZAMBO

Con el nombre de pie zambo (o, de forma más correcta, pie equinovaro congénito) se denomina la malformación existente en algunos bebés que nacen con los huesos del tobillo colocados en una posición incorrecta, de modo que el pie se tuerce hacia abajo con la planta dirigida hacia dentro.

En otros casos, poco frecuentes, el pie está doblado hacia arriba, con la planta dirigida hacia afuera.

 

Volver a Especialidades